Desde mi arquería

domingo, 28 de agosto de 2016

Churchill, el irreductible

Churchill, por @rafaez
Arthur Wellesley, Duque de Wellington, vencedor de Napoleón Bonaparte en Waterloo, alguna vez dijo que el sombrero de su rival en el campo de batalla valía por 40.000 soldados. La voz y el cerebro de Winston Churchill valdrían toda una nación, un imperio acaso. Uno de los grandes estadistas del siglo XX, Sir Winston Leonard Spencer Churchill motivó a que Inglaterra resistiese las embestidas nazis en la Segunda Guerra Mundial, para luego doblegar a las potencias del eje y, con la ayuda de Estados Unidos, levantara victoriosas a las islas. Todo después de prever, durante años, en el peligro de Adolf Hitler y el rearme alemán, cuando los hombres en el poder pensaban que la paz era aún posible.